Zapatero, convencido de que EEUU «rectificará» sobre Guantánamo y cambiará de rumbo sobre Irak

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró hoy convencido de que Estados Unidos «rectificará» sobre su centro de detención de Guantánamo (Cuba) y de que la futura Administración estadounidense imprimirá «un nuevo rumbo» a la guerra de Irak, algo que consideró «muy deseable».

«Es evidente que Guantánamo no debería existir», dijo Zapatero en un acto junto al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en la presentación de su libro «La línea del horizonte».

«Las grandes democracias, y Estados Unidos lo es, cuando recorre un camino que no conduce a ninguna parte rectificará, no tengo ninguna duda», afirmó el jefe del Ejecutivo, añadiendo: «la ventaja es que es una democracia y hay elecciones dentro de poco».

Zapatero admitió que «el 11-S fue un golpe durísimo desde todos los puntos de vista» y que «existe una dificultad objetiva para la persecución eficaz del terrorismo islamista» por sus peculiaridades, pero añadió que «no es asumible que haya un Guantánamo» ni tampoco que la guerra de Irak, «más allá de su ilegalidad», no haya resuelto «algunos de los grandes temas que se habían planteado como objetivos».

Así, añadió que cree que el «bache» de la guerra y sus «huellas» se superarán y se mostró convencido de que en la política estadounidense la guerra «tendrá un nuevo rumbo que será muy deseable». Por su parte, Garzón recalcó que España es un ejemplo de cómo combatir el terrorismo, ya sea el de ETA o el islamista, con una eficacia «paradigmática» y sin leyes excepcionales. En el caso de Guantánamo, recordó que varias Cortes Supremas, entre ellas el Tribunal español, han establecido que, además de vulnerar los Derechos Humanos, es inútil «porque no hay posibilidad de aprovechar algo que allí se haya obtenido».

El buen camino, el de España

El magistrado aprovechó para subrayar que el relator de la ONU para la tortura se manifestó de forma «satisfactoria» sobre la política de garantías española.

«Es el ejemplo más evidente de que éste es el camino». Garzón calificó de «aberración» el centro de detención donde Estados Unidos mantiene a los llamados combatientes ilegales.

También Zapatero se mostró convencido de que España tiene «uno de los mejores sistemas de respuesta contra el terrorismo», y se refirió tanto a la legislación como a la tarea de jueces, servicios de inteligencia y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como a la cooperación con Francia, que calificó de «absolutamente espectacular».

Zapatero dijo entender que los jueces reclamen más colaboración, pero llamó la atención sobre el hecho de que la cooperación internacional en asuntos de interior pertenece al «núcleo duro de la soberanía nacional». Además, el jefe del Ejecutivo recalcó que, aunque en el exterior ETA ha tenido redes de apoyo, de suministro de armas, y de apoyo político, éste se ha visto radicalmente reducido.

«Creo que éste es el momento histórico en que ETA tiene más rechazo en toda la comunidad internacional, incluso en aquellos países que en un tiempo pudieron tener una actitud más receptiva a sus fanáticos postulados», apostilló.

Zapatero aprovechó además para agradecer la cooperación de los países del Magreb en la lucha contra el terrorismo islámico y elogiar el juicio del 11-M.

«Podemos transmitir con los hechos una idea de confianza en nuestro sistema de libertades», dijo.

Durante el acto de presentación del libro, celebrado en la Casa de América, Zapatero defendió el papel de Garzón como «jurista de los Derechos Humanos» y recalcó que la defensa de estos derechos y la lucha contra la impunidad es lo que guía su tarea, en la batalla contra el terrorismo y en la defensa del Estado de Derecho. Acudieron personalidades del mundo judicial, entre ellos el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, y su esposa, Elisa Beni; o los jueces de la Sala de lo Penal Fernando García Nicolás y Alfonso Guevara.

En el acto estaban también el presidente del Real Madrid, Ramón Calderón; el presidente del Santander, Emilio Botín; el presidente del Congreso, José Bono; el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez.

Escribe un comentario