Relacion entre fe y ciencia

por qué es importante la fe y la ciencia

Este artículo recorre el desarrollo histórico del pensamiento sobre la interrelación de la fe religiosa y la razón, comenzando por las concepciones griegas clásicas de la mente y la mitología religiosa y continuando con los teólogos cristianos medievales, el surgimiento de la ciencia propiamente dicha a principios del periodo moderno y la reformulación de la cuestión como «ciencia frente a religión» en el siglo XX.

Tanto la fe como la razón son fuentes de autoridad sobre las que pueden descansar las creencias. La razón se entiende generalmente como los principios de una investigación metodológica, ya sea intelectual, moral, estética o religiosa. Por tanto, no se trata simplemente de las reglas de inferencia lógica o de la sabiduría incorporada de una tradición o autoridad. Normalmente se presupone algún tipo de demostrabilidad algorítmica. Una vez demostrada, una proposición o afirmación se entiende normalmente justificada como verdadera o autorizada. La fe, por otro lado, implica una postura hacia una afirmación que no es, al menos en la actualidad, demostrable por la razón. Por tanto, la fe es una especie de actitud de confianza o asentimiento. Como tal, suele entenderse que implica un acto de voluntad o un compromiso por parte del creyente. La fe religiosa implica una creencia que hace algún tipo de referencia implícita o explícita a una fuente trascendente. La base de la fe de una persona suele entenderse que proviene de la autoridad de la revelación. La revelación es directa, a través de algún tipo de infusión directa, o indirecta, normalmente a partir del testimonio de un tercero. Las creencias religiosas que son objeto de fe pueden dividirse, pues, en las que son estrictamente demostrables (scienta) y las que informan las prácticas virtuosas del creyente (sapientia).

debate sobre ciencia y religión

El conocimiento científico se adquiere principalmente a través del método experimental: se formula una hipótesis y luego se diseñan experimentos para probar la hipótesis. Los experimentos utilizan procedimientos estandarizados de recogida de datos, de modo que otros científicos puedan repetir exactamente el mismo experimento de la misma manera y verificar los datos y comprobar los resultados por sí mismos.

Por el contrario, la religión tiende a ocuparse del mundo espiritual, muchos de cuyos aspectos no pueden ser necesariamente observados y medidos en una medida científica. Por ejemplo, en muchas religiones el conocimiento proviene en última instancia de Dios, y la creencia en la existencia de Dios no puede verificarse empíricamente. La creencia en Dios es una cuestión de fe.

Según Popper, el proceso de que los científicos examinen críticamente los hallazgos de otros científicos es fundamental para el método científico. Sostuvo que los científicos deben intentar «falsificar» las hipótesis ya existentes diseñando experimentos deliberadamente para refutarlas. Este proceso es el que garantiza la validez del conocimiento científico: su capacidad para resistir el escrutinio crítico de sus pares.

hechos sobre ciencia y religión

En 1896, el presidente de la Universidad de Cornell, Andrew Dickson White, publicó un libro titulado Historia de la guerra de la ciencia con la teología en la cristiandad. Bajo la influencia de White, la metáfora de la «guerra» para describir las relaciones entre la ciencia y la fe cristiana se extendió mucho durante la primera mitad del siglo XX. La opinión culturalmente dominante en Occidente -incluso entre los cristianos- llegó a ser que la ciencia y el cristianismo no son aliados en la búsqueda de la verdad, sino adversarios.

Para ilustrarlo, hace varios años tuve un debate con un filósofo de la ciencia en la Universidad Simon Fraser de Vancouver , Canadá, sobre la pregunta «¿Son la ciencia y la religión mutuamente irrelevantes?» Cuando entré en el campus, vi que los estudiantes cristianos que patrocinaban el debate lo habían anunciado con grandes pancartas y carteles que proclamaban «Ciencia vs. Cristianismo». Los estudiantes estaban perpetuando el mismo tipo de mentalidad bélica que Andrew Dickson White proclamó hace más de cien años.

hinduismo

El difunto físico de origen alemán Albert Einstein creía que la ciencia sin la religión era coja, y la religión sin la ciencia era ciega. Pero el debate sobre si la ciencia y la religión pueden coexistir ha existido desde los albores de la humanidad y sigue dividiendo la opinión incluso hoy, como descubrió INCH.

«Eso supondrá una contribución sustancial para nuevas escuelas, parques, centros comunitarios e incluso hospitales», dijo Jim. «Será transformador para esas comunidades. Marcará la diferencia en sus vidas».

«Estas propuestas podrían ayudar a acelerar el desarrollo del sector, lo cual es importante para que el gas de esquisto contribuya a la seguridad energética del Reino Unido y proporcione un combustible puente hacia una economía con bajas emisiones de carbono, como cree el Gobierno», afirmó el presidente de la asociación, Henry Robinson.

En agosto compró la participación del 51% de BG Group en la capa de esquisto de una licencia de exploración (PEDL 133) que abarca 329 kilómetros cuadrados en torno a su planta escocesa de refinado y petroquímica de Grangemouth.