Filosofo de alejandro magno

onesicritus

El encuentro entre Diógenes de Sinope y Alejandro Magno es una de las anécdotas más discutidas de la historia de la filosofía. Existen muchas versiones de la misma. La más popular la relata como prueba del desprecio de Diógenes por la autoridad, la riqueza y el decoro[1].

Existen versiones y más versiones de la anécdota, la mayoría de las cuales parecen tener su origen, directa o indirectamente, en el relato del encuentro realizado por Plutarco, cuya historicidad real también se ha puesto en duda[3] Varias de las versiones embellecidas de la anécdota no nombran a uno o a los dos protagonistas, y algunas incluso sustituyen a Diógenes por Sócrates[4].

Hay muchas variantes menores de lo que se supone que Diógenes contestó a Alejandro. Según Cicerón, Diógenes contestó a Alejandro con las siguientes palabras: «Ahora aléjate al menos un poco del sol»[9] Según Valerio Máximo, Diógenes contestó «A esto luego, por ahora sólo quiero que no te pongas al sol»[10] La afirmación de Alejandro, «si no fuera Alejandro Magno, me gustaría ser Diógenes», también aparece en algunas otras versiones de la anécdota[5].

diógenes

Pero, ¿qué hay de sus primeros días? ¿Cómo fue su infancia? Eso es algo que rara vez leemos o escuchamos. Así que vamos a bucear un poco más para conocer el ambiente macedonio que vio la infancia de Alejandro Magno.

Se vio privado de la compañía de su padre, que había estado ocupado conquistando el mundo griego. Alejandro Magno tuvo como primeros maestros a Lisímaco de Acarnania y a Leónidas, que le enseñaron matemáticas, literatura, música y geometría.

Con este arreglo, Filipo II consiguió dos objetivos, uno a largo y otro a corto plazo. En primer lugar, produciría un sentimiento de fidelidad, amistad y compañerismo en las familias para el futuro rey.

El sabio no era desconocido en Macedonia, ya que su padre Nicómaco había ejercido como médico en la corte de Pella. La relación entre Aristóteles y Alejandro Magno se prolongó durante años, concretamente entre el 343 y el 335 a.C.

En el ámbito literario, Aristóteles hizo especial hincapié en la Ilíada de Homero, que se convertiría en el libro favorito del joven príncipe; y en las obras de Heródoto, Tucídides y Jenofonte, que le influyeron profundamente a la hora de conquistar Asia.

filosofía de diógenes de sínope

«Volvió a preguntar: «¿Qué es más grande, la tierra o el mar?». Y uno respondió: «La tierra, pues el mar descansa sobre la tierra». Luego preguntó: «¿Cuál de todas las bestias es la más capaz?». Y otro respondió: «El hombre…» Luego dijo a otro: «¿A quién no podemos engañar, sino que debemos presentar siempre la verdad?». Y él respondió: «A Dios, pues no podemos engañar a quien lo sabe todo…» Y luego les dijo: «¿Qué queréis pedirme?» Y dijo: «La inmortalidad». Alejandro dijo: «Yo no tengo esa riqueza, pues también soy meramente mortal». Y ellos dijeron: «Ya que eres mortal, ¿por qué haces tanta guerra? ¿Es para apoderarte de todo y llevártelo a alguna parte? Ya se lo dejarás a otros a su vez».

Y Alejandro les dijo: «Estas cosas dependen de la voluntad de los de arriba, y nosotros no somos más que siervos de su encargo. El mar no se moverá si no sopla el viento. Los árboles no bailarán si el aire no los golpea. El hombre no logra nada sin la voluntad de los de arriba. Aunque deseo dejar de guerrear, el tirano de mi mente no lo permite.      Si todos estuviéramos de acuerdo, el universo estaría aletargado, el mar no se llenaría, la tierra no se cultivaría, los matrimonios no se completarían, y no habría maternidad.    ¿Cuántos se encontraron con la desgracia en las guerras que emprendí perdiendo todas sus posesiones? ¿Cuántos se beneficiaron de sus pérdidas? Pues todos los que roban a otros acaban por dejar sus posesiones a otros todavía. Nada pertenece a nadie». Tras decir esto, Alejandro se alejó…»

alejandro y diógenes

Aristóteles aceptó encargarse de la educación de Alejandro y de los hijos de los nobles macedonios en el Templo de las Ninfas, cerca de Naoussa. Muchos de estos alumnos se convertirían en amigos de Alejandro y futuros generales. Aristóteles enseñó a Alejandro y a sus amigos medicina, filosofía, moral, religión, lógica y arte. Bajo la tutela de Aristóteles, Alejandro se apasionó por las obras de Homero.  Aristóteles le regaló una copia anotada, que Alejandro llevó más tarde en sus campañas.

La ubicación del Templo de las Ninfas, cerca de Naoussa, está rodeada de naturaleza, árboles, un río y un pequeño pantano.  Paseando por la naturaleza, el filósofo Aristóteles enseñó a Alejandro los poemas épicos de Homero.