Obras de arte pinturas

claude monet

Dentro del arte, existen propósitos denominados funciones para los que se puede diseñar una obra de arte, pero a ningún arte se le puede «asignar» una función -ya sea en estudios académicos o en conversaciones casuales- fuera del contexto adecuado. Las formas de arte existen en contextos muy específicos que deben tenerse en cuenta a la hora de clasificarlas. Tanto si una obra de arte ha existido durante siglos como si aún no se ha creado, es funcional de alguna manera: todo el arte existe por una razón y estas razones conforman las funciones del arte.

En el mejor de los casos, se puede observar una obra de arte y adivinar con cierta exactitud de dónde procede y cuándo. En el mejor de los casos, también se puede identificar al artista, ya que forma parte de la ecuación contextual. Cuando ve una obra de arte, puede preguntarse: «¿En qué pensaba el artista cuando creó esto? Usted, el espectador, es la otra mitad de esta ecuación; podría preguntarse cómo le hace sentir esa misma obra de arte al mirarla.

Además de la época, el lugar de creación, las influencias culturales, etc., todos estos factores deben tenerse en cuenta antes de intentar asignar funciones al arte. Sacar cualquier cosa de contexto puede llevar a malinterpretar el arte y las intenciones del artista, algo que nunca conviene hacer.

los 20 cuadros más famosos

La Promenade («el paseo» en francés) es uno de los cuadros impresionistas más atractivos y accesibles. Adéntrese en la atractiva representación de Pierre-Auguste Renoir de una pareja de jóvenes en un romántico paseo.

En toda su complejidad visual y artística, La espera de Degas es una imagen de sorprendente resonancia emocional. En este pastel, el impresionista francés utilizó varios métodos para crear diversos efectos. Utilizó colores que parecen poco naturales de cerca pero que tienen sentido para el ojo a distancia. Explore cómo esta obra revela la maestría de Degas en el pastel en esta exposición en línea.

el viejo guitarrista

Una obra de arte, obra de arte,[1] pieza de arte, obra de arte u objeto de arte es una creación artística de valor estético. A excepción de «obra de arte», que puede utilizarse para cualquier obra considerada como arte en su sentido más amplio, incluidas las obras de la literatura y la música, estos términos se aplican principalmente a las formas tangibles y físicas del arte visual:

Este artículo se refiere a los términos y al concepto tal y como se utilizan y se aplican a las artes visuales, aunque otros campos como la música auditiva y la literatura escrita tienen cuestiones y filosofías similares. El término objet d’art se reserva para designar las obras de arte que no son pinturas, grabados, dibujos o esculturas de tamaño grande o mediano, ni arquitectura (por ejemplo, enseres domésticos, figuritas, etc., algunos puramente estéticos, otros también prácticos). El término obra se utiliza para describir el conjunto de obras realizadas por un artista a lo largo de su carrera[2].

En las artes visuales, una obra de arte es un objeto físico bidimensional o tridimensional que se determina profesionalmente o se considera que cumple una función estética principalmente independiente. Un objeto de arte singular suele considerarse en el contexto de un movimiento artístico más amplio o de una época artística, como por ejemplo: un género, una convención estética, una cultura o una distinción regional-nacional[3] También puede considerarse un elemento dentro del «cuerpo de trabajo» u obra de un artista. El término es utilizado habitualmente por los conservadores de museos y patrimonio cultural, el público interesado, la comunidad de mecenas y coleccionistas de arte privados y las galerías de arte[4].

frida kahlo

Una obra de arte, obra de arte,[1] pieza de arte, obra de arte u objeto de arte es una creación artística de valor estético. A excepción de «obra de arte», que puede utilizarse para cualquier obra considerada como arte en su sentido más amplio, incluidas las obras de la literatura y la música, estos términos se aplican principalmente a las formas tangibles y físicas del arte visual:

Este artículo se refiere a los términos y al concepto tal y como se utilizan y se aplican a las artes visuales, aunque otros campos como la música auditiva y la literatura escrita tienen cuestiones y filosofías similares. El término objet d’art se reserva para designar las obras de arte que no son pinturas, grabados, dibujos o esculturas de tamaño grande o mediano, ni arquitectura (por ejemplo, enseres domésticos, figuritas, etc., algunos puramente estéticos, otros también prácticos). El término obra se utiliza para describir el conjunto de obras realizadas por un artista a lo largo de su carrera[2].

En las artes visuales, una obra de arte es un objeto físico bidimensional o tridimensional que se determina profesionalmente o se considera que cumple una función estética principalmente independiente. Un objeto de arte singular suele considerarse en el contexto de un movimiento artístico más amplio o de una época artística, como por ejemplo: un género, una convención estética, una cultura o una distinción regional-nacional[3] También puede considerarse un elemento dentro del «cuerpo de trabajo» u obra de un artista. El término es utilizado habitualmente por los conservadores de museos y patrimonio cultural, el público interesado, la comunidad de mecenas y coleccionistas de arte privados y las galerías de arte[4].