El museo de la tapa

Tapa de tonga

Otros pueblos del mundo también fabricaban telas de corteza, pero probablemente alcanzó su mayor refinamiento y variedad entre las islas del Pacífico Sur. Incluso el nombre «tapa», que ahora se utiliza en todo el mundo, tuvo su origen en la Polinesia durante los primeros años del contacto europeo.

Allí donde la artesanía de la tapa floreció, se convirtió en un importante vehículo de expresión creativa para las mujeres. En algunas partes de Nueva Guinea, en las Islas Marquesas y en la Isla de Pascua, los hombres también fabricaban tapas para objetos rituales como máscaras, figuras y taparrabos.

En el Pacífico, la planta más utilizada para la tapa es la morera de papel (Broussonetia papyrifera). Originaria de Asia oriental, los primeros pueblos que poblaron el Pacífico trajeron esquejes de esta planta en sus canoas. En el Pacífico tropical, la planta de la morera de papel no florece ni produce semillas, por lo que tiene que propagarse a partir de esquejes o chupones y se cultiva específicamente para la fabricación de tapas.

Otra fuente de telas de corteza en el Pacífico es el árbol del pan (Artocarpus), que se cultiva principalmente por sus frutos, que son un alimento básico en muchas islas. La corteza de varias especies de banyan o de higos silvestres (Ficus) también proporciona un tipo de tapa más pesado en algunas partes del Pacífico.

Tapa: pinturas de telas de corteza del pacífico por julie adams

Las colecciones de telas de corteza del NMNH proporcionaron un valioso contexto para las colecciones menos estudiadas de The Hunterian y de la Colección de Botánica Económica de Kew, que constituyeron el objetivo principal de la investigación. Estas dos colecciones suman alrededor de 150 objetos, principalmente de la Polinesia, y datan desde la década de 1760, cuando se recogieron los primeros paños del Hunterian en los viajes de Cook, hasta la década de 1880.

El equipo de investigación interdisciplinario empleó a tres investigadores asociados, un historiador del arte del Pacífico, el Dr. Andy Mills, una científica de materiales, la Dra. Margaret Smith, y Misa Tamura, la conservadora investigadora del proyecto. El objetivo era llevar a cabo una investigación detallada de los materiales y las técnicas de fabricación de las telas de corteza del Pacífico, mientras que las investigaciones anteriores se habían centrado más en las perspectivas culturales e históricas del arte, con el objetivo de averiguar más sobre la forma en que se fabricaban y utilizaban las telas de corteza en el Pacífico. Queríamos informar, no sólo de la interpretación de las colecciones históricas de todo el mundo, sino del arte contemporáneo de la confección de tejidos de corteza.

Qué es la tapa

Las tapas y las esteras tejidas son algo que se cría sobre, alrededor y con [. . .] Tienen su lugar en la creación de espacios sagrados, ya sea en una reunión familiar, en reuniones de fe, en graduaciones, en bodas, en funerales o en cualquier otro evento importante de la vida. Crean un diálogo entre nuestra comunidad sobre nuestros lazos culturales, nuestros vínculos ancestrales y nuestras relaciones actuales que apoyan y sostienen nuestras vidas. Tienen que ver tanto con el futuro como con las relaciones actuales y pasadas que hemos cultivado.

Conocida con diferentes nombres en distintas regiones, la tela de corteza batida de las islas del Pacífico se llama comúnmente tapa. Junto con las esteras finamente tejidas, la tapa se utilizaba originalmente para todo, desde ropa hasta regalos ceremoniales. Aunque la creación de estas telas disminuyó en el siglo XVIII tras la introducción de otros tejidos procedentes de Europa, la tradición de la tapa sigue siendo fuerte en Tonga, Samoa y Fiyi, y está experimentando un resurgimiento en Hawai. Conocidas respectivamente como ngatu, siapo, masi y kapa, las telas de corteza de estas culturas de las islas del Pacífico se siguen utilizando en matrimonios y funerales, como valiosos regalos que se intercambian entre familias para reconocer los vínculos, y en el arte contemporáneo.

Fabricación de tapas

Bienvenido al Artefacto del Mes – una serie que presenta un artefacto de la extensa colección del Museo del Papel. Cada mes se destaca un artefacto diferente para dar la oportunidad de aprender más sobre nuestra colección y la variedad de artículos recogidos.

El objeto de este mes es un paño de tapa fabricado en Honduras por los xicaques, también llamados tolupanes.  Está numerada en la colección del museo con el número 1989.2074. La tapa, a menudo denominada tela de corteza, es un material grueso parecido al papel que se fabrica con la corteza interior de la higuera o la morera. Se despoja, se empapa y se golpea de forma muy parecida a como se trata la pasta de papel, y de hecho muchos sostienen que la tapa es otra forma de papel más que una tela. El fundador de nuestro museo, Dard Hunter, dedicó un libro entero a su estudio de la tapa y sus parientes, titulado Primitive Papermaking (1927).

La tela de corteza se utilizaba principalmente para vestirse entre los xicaques, aunque el declive de la higuera y del comercio a mediados del siglo XX hizo que las prendas de algodón sustituyeran a las tradicionales de tela de corteza. La preparación de la tela de corteza implica una etapa de batido, que hace que las gruesas fibras de la corteza se extiendan en distintos granos a lo largo de la pieza. El primer plano muestra este grano definido dentro de la tapa. El color de la tapa es naturalmente crema, y se le añaden tintes o diseños con fines decorativos; el color marrón anaranjado de esta pieza es el resultado del tinte. La pieza es muy gruesa, similar al punto grueso o al ganchillo, pero más rígida y áspera que el material tejido.