Meditacion guiada para lograr el estado de iluminacion

Meditación trascendental

En el hinduismo, la meditación como ejercicio espiritual y práctica religiosa se menciona por primera vez en los Upanishads[2]. Los Upanishad hablan de la meditación como una forma de eliminar la ignorancia y de adquirir el conocimiento y la unidad con el Absoluto[2].

El Canon Pali recoge la cuádruple fórmula básica de la salvación a través de la observancia de las reglas de la moral, la concentración contemplativa, el conocimiento y la liberación, situando así la meditación como un paso en el camino de la salvación[4] En la época en que el budismo se extendía en China, el Sutra Vimalakirti, que data del año 100 a.C., incluía una serie de pasajes sobre la meditación y la sabiduría iluminada, apuntando claramente al Zen[5].

En Occidente, hacia el año 20 a.C. Filón de Alejandría había escrito sobre alguna forma de «ejercicios espirituales» que implicaban la atención (prosocial) y la concentración[6] y hacia el siglo III Plotino había desarrollado técnicas de meditación, que sin embargo no atrajeron seguidores entre los meditadores cristianos. San Agustín experimentó con los métodos de Plotino y no logró alcanzar el éxtasis[7].

Cómo meditar para alcanzar la iluminación

La meditación es un ejercicio mental que se encuentra en todas las religiones. En muchos tipos de meditación, como la oración o la recitación de mantras, el objetivo es alcanzar un estado alterado de conciencia con la intención de conectar con una deidad superior.

El budismo utiliza la meditación como una forma de alcanzar la iluminación. En lugar de buscar una conexión con una deidad o buscar la causa de «lo que es», los budistas se acercan a la condición humana de una manera directa basada en la observación.

La mayor parte de la vida se define por el dolor y el sufrimiento. Éstos, por desgracia, son las fuerzas motrices de gran parte de lo que hacemos (evitar el dolor y el sufrimiento, e infligirlo voluntariamente o no a los demás). Nos sentimos separados y creamos el concepto de «otros». Y nos enfrentamos al mundo creando imágenes mentales ilusorias que forman nuestras versiones únicas de la realidad.

Pero intentar estar separados y aferrarse a otras cosas «separadas» (incluidas las personas) conduce a más sufrimiento porque nada es permanente y la vida es un ciclo continuo de pérdida y renacimiento. Las relaciones cambian, las personas mueren o se alejan, los objetos se deterioran, etc.

Vipassanā

Sentado en silencio, empieza a ser consciente de la parte de ti que es consciente. Algo en ti sabe que estás vivo, que respiras, que piensas. Es sutil y está oculto, pero esa parte de ti que es testigo es la base de todo lo que experimentas.

A continuación, piensa en un ser querido. Trae a la mente a alguien a quien te sientas cercano y piensa para ti: «Con todas nuestras diferencias de personalidad e historia, ambos compartimos la conciencia». En el nivel más fundamental, el de la conciencia, somos uno». Si eso te parece demasiado abstracto, piensa: «Al igual que yo, esta persona busca la felicidad. Esta persona también siente dolor». Cuanto más te identifiques con la conciencia y reconozcas la conciencia en la otra persona, más profundamente sentirás el parentesco.

Piensa en un enemigo. Trae a la mente a alguien que te desagrade, tal vez alguien a quien consideres un enemigo, o una figura pública a la que tengas en baja estima. Recuérdate a ti mismo: «Por muy diferentes que seamos, en esa persona habita la misma conciencia que en mí. En el nivel de conciencia, somos uno».

Cómo alcanzar la iluminación en el hinduismo

Es difícil señalar el momento en que el estereotipo occidental de la meditación budista dio un vuelco. Fue en algún momento entre la década de 1950, cuando el budismo zen se filtró en la generación beat, y principios del siglo XXI, cuando la meditación de atención plena se filtró en Wall Street y Silicon Valley.

En un momento dado, el beatnik fundador Jack Kerouac estaba soltando las arcanas verdades budistas que se dice que revela la meditación. «No hay un yo ni un tú», escribió Kerouac. Y «el espacio es como una roca porque está vacío». Avancemos medio siglo, y el gestor de fondos de cobertura David Ford, en una entrevista con Bloomberg News, resumía los beneficios de la meditación de esta manera: «Ahora reacciono a los mercados volátiles con mucha más calma». La práctica budista, antes vista como subversiva y contracultural, parecía ahora una herramienta capitalista. Había pasado de profundizar en su visión a afilar su filo.

Robert Wright (@robertwrighter) es autor de El animal moral, Nonzero y La evolución de Dios (finalista del Premio Pulitzer). Este artículo es una adaptación de su nuevo libro Why Buddhism Is True: The Science and Philosophy of Meditation and Enlightenment. Wright ha enseñado en el departamento de psicología de la Universidad de Pensilvania y en el de religión de Princeton, y actualmente es profesor visitante de ciencia y religión en el Union Theological Seminary de Nueva York. También dirige mindfulresistance.net.